Trucos para mejorar la cobertura de tu teléfono móvil

Nuestro teléfono móvil se ha convertido en mucho más que un medio para realizar llamadas. Ahora nos conectamos a Internet con él y nos comunicamos de muchas formas. Por ello es fundamental disfrutar siempre de la mejor cobertura en tu smartphone, estés donde estés. Ya sea en la ciudad, el campo o la montaña.

La falta de cobertura no sólo afecta a las llamadas, una funcionalidad que cada vez usa menos gente. Principalmente afecta a la velocidad de la conexión a Internet, que rápidamente se reduce a 3G y llega incluso a desaparecer por completo.

Esto supone un auténtico incordio, especialmente ahora que en todas las ciudades disfrutamos de conexión 4G. Adaptarse a un incremento en la velocidad es un muy fácil, pero hacerlo a la inversa llega a desesperar.

Si quieres mejorar la cobertura del teléfono móvil, hemos elaborado una lista de consejos para que puedas disfrutar de tu dispositivo a pleno rendimiento. Aprovecha la oportunidad y disfruta de una conexión a Internet más rápida y estable en cualquier lugar.

Localiza la zona de mejor cobertura en tu área

¿A veces te falla la cobertura? ¿No has logrado una buena conexión a pesar de haber seguido todas las recomendaciones para ello? Quizás es que no tengas ninguna antena de tu operadora cerca. Puede ocurrir, así que lo mejor es comprobarlo con la app Speedtest y Mapas 3G y 4G WiFi, de OpenSignal, disponible para Android e iOS.

Con ella puedes ver la calidad de tu cobertura y localizar en el mapa tu antena de telefonía más cercana. De esta forma sabrás si el problema es de tu dispositivo o de tu compañía operadora de telefonía.

Si tu proveedora no tiene ninguna antena cerca, por mucho que hagas tu cobertura no mejorará, así que quizás sea hora de cambiarse a otra que ofrezca un mejor servicio en casa, ya que es el lugar en el que vas a pasar más tiempo.

Con OpenSignal también puede ver mapas de cobertura por zonas, para hacer planes sabiendo de qué cobertura dispondrás en cada lugar. Así evitarás sorpresas inesperadas. Los test de velocidad son otra de las características de esta app, muy útil para usuarios con una alta movilidad geográfica.

Aléjate de las grandes aglomeraciones

En un partido de fútbol, una manifestación o cualquier otro lugar en el que se reúnan miles de personas, también hay miles de dispositivos móviles demandando cobertura, lo que hace que la señal móvil sufra y se deteriore. Por ello es recomendable alejarse de ellas si vas a realizar una llamada o conectarte a Internet.

Con situarte a unos cientos de metros del principal núcleo de la concentración, tu cobertura mejorará considerablemente. Ya podrás realizar llamadas sin problemas de calidad, aunque probablemente la velocidad de tu conexión a Internet aún deje mucho que desear.

Es un problema habitual en los estadios de fútbol, entre otros eventos masivos de nuestro país. Tiene difícil solución, pues simplemente la red no está preparada para proporcionar cobertura a tantos móviles conectados de forma simultánea desde el mismo lugar.

La imposibilidad de conectarse a Internet cuando se está rodeado de gente ha dado lugar a rumores y leyendas urbanas acerca de posibles barridos de frecuencia. Son falsas, ya que todo se reduce a un mero problema cuantitativo y de capacidad de la red móvil.

Reinicia tu conexión a la red

Hay dos formas de hacer que el vínculo entre tu teléfono móvil y la antena de telefonía se reinicie: poniendo el dispositivo en modo avión por unos instantes o reiniciándolo completamente. La primera opción es mucho más rápida y menos aparatosa, pero igual de efectiva.

De esta forma, tu móvil se desconectará de la red a la que estaba conectado y volverá a buscar. Si la antena a la que estaba conectado no era la más óptima puede que logre una conexión mejor, proporcionando una cobertura de más calidad.

Este método puede ser un poco desesperado, si estás en algún lugar en el que la cobertura móvil es prácticamente inexistente. Dependerá de la operadora que proporcione la señal, ya que algunas tienen una presencia más firme en zonas alejadas de los principales núcleos urbanos.

Mantén tu batería cargada

Nuestro dispositivo móvil consume batería de forma constante, dependiendo de los procesos y tareas que tenga que ejecutar. Conectarse a una señal inalámbrica es uno de esos procesos, por lo que es importante que cuantas menos interferencias se realicen con él, mejor.

En la práctica esto significa que si tu móvil, por ejemplo, sólo tiene un 10% de batería, el software dará prioridad a otros procesos antes que al de encontrar la mejor cobertura. Por si fuera poco, una de las primeras sacrificadas será la conexión a Internet, que activa se convierte en una auténtica devoradora de batería.

Si este motivo te parece insuficiente, aquí va otro: con un porcentaje de batería bajo, tengas cobertura o no, no podrás hablar demasiado tiempo. Tampoco podrás disfrutar demasiado de Internet, pues tu teléfono móvil acabará apagándose más pronto que tarde.

Sin embargo la mayoría de los terminales modernos vienen configurados para aprovechar la cobertura hasta el último momento. Esto es modificable, aunque poca gente se preocupa de ello. Es mejor y más fácil cargar el móvil cuando tienes cerca un enchufe.

Sube a un lugar elevado para obtener mejor cobertura

De la misma forma que eliminar obstáculos mejora tu cobertura móvil, situarte en un lugar elevado hace que tu señal se incremente de forma considerable. La lógica es la misma: las ondas se transmiten de forma más directa entre la antena de telefonía y tu dispositivo.

Si estás en el campo o la montaña, seguramente notarás caídas de la intensidad de la cobertura cuando entras en un valle o atraviesas una zona entre varias peñas. Esto se debe al efecto pantalla que realizan entre emisor y y receptor de la señal. Si subes a un lugar alto, el efecto será el contrario.

Es un clásico ver a gente elevando su teléfono móvil para obtener mejor cobertura. Sin embargo, medio metro más arriba o abajo no supone una diferencia significativa, especialmente en ciudades. Sin embargo, en zonas remotas sí que es importante exprimir al máximo cada línea de cobertura de tu móvil.

No es que vayas a subir a la azotea cada vez que quieras hacer uso de tu móvil. Es un consejo sólo para situaciones límite, como una llamada del trabajo o una emergencia de cualquier otro tipo.

Elimina los obstáculos físicos

Si te encuentras en casa, lo habitual es estar conectado a la señal WiFi. Gracias a ella disfrutarás de la mejor velocidad de conexión a Internet en tu móvil independientemente de la cobertura. Incluso podrás realizar llamadas a través de algunas apps sólo con esta señal.

Sin embargo, en la mayoría de los casos seguirás necesitando la conexión con tu compañía telefónica. Por ello, incluso en casa, deberás maximizar tu cobertura. Una buena forma de comenzar de abrir las ventanas y retirar todos los obstáculos que puedan interponerse entre la antena y tu dispositivo.

La cobertura móvil se transmite de forma inalámbrica a través del aire, por lo que cualquier objeto sólido reduce su velocidad y eficiencia. Lo hace de forma mínima, aunque una sucesión de obstáculos puede terminar haciendo que pierdas la cobertura por completo. Todo el mundo ha estado en una casa cuyos muros se asemejan a los de un bunker.

Cuantos menos objetos entre tu móvil y tu antena de telefonía, mejor cobertura. No es necesario que te sitúes debajo de ella, pero en un momento puntual, asomarte a la ventana a hablar por teléfono puede salvar una llamada.

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *