6 cosas que estás haciendo mal con tu smartphone Android

El smartphone es una herramienta que utilizamos para muchas cosas, tanto para el ocio como para el negocio, y por ello tenemos que tener cierto cuidado para hacer que nos dure lo máximo posible. Muchos tomamos ciertas precauciones, como instalar antivirus, limpiar caché pero, ¿lo estamos haciendo todo bien?

1. Usar Task Killers o cerrar manualmente las aplicaciones

Usar Task Killers de terceros o cerrar las aplicaciones manualmente desde el botón de aplicaciones recientes es algo que muchos de nosotros hacemos, o hemos hecho, sin darnos cuenta de que podríamos estar empeorando el rendimiento de nuestro dispositivo.  Hay que tener en cuenta que, cuando abrimos por primera vez una app, los datos que se guardan en la ROM se cargan en la RAM. Al abrir la app una segunda vez se cargará más rápido porque se abrirá directamente en la RAM.

Si detenemos la app o borramos caché, estamos eliminado esta app de la RAM y, cuando queramos volver a abrirla, tendrá que iniciar todo el proceso de nuevo, gastando más recursos. Cerrar aplicaciones solo tiene sentido si se trata de una app que drena mucha batería o que apenas usamos.

2. Usar más de una aplicación antivirus

Si crees que necesitas un antivirus en tu Android has de tener en cuenta que son aplicaciones que consumen muchos recursos de tu teléfono, ya que funcionan todo el tiempo en segundo plano. Por tanto aquí no funciona lo de dos es mejor que uno. Si decides que tu smartphone necesita protección, elige solo un antivirus de entre la amplia oferta que hay en Google Play Store.

3. Ignorar las actualizaciones de software

El sistema operativo de tu smartphone necesita actualizarse periódicamente para reparar las deficiencias en seguridad. Tan pronto como se te notifique una actualización, acéptala, incluso puedes configurar tu Android para que acepte las actualizaciones de software automáticamente. La seguridad de tu smartphone te lo agradecerá.

4. Descargar aplicaciones de fuentes desconocidas o poco fiables

Los archivos APK de Android pueden ser fácilmente manipulados para introducir en ellos códigos maliciosos que pueden afectar a tu privacidad. Asegúrate que todas las tus descargas proceden de fuentes seguras como Play Store, por ejemplo.

5. No reiniciar el smartphone

También hay mucha mitología sobre este tema. Sin embargo, reiniciar tu smartphone una vez a la semana es “saludable”.  Por un lado por cuestión de memoria: la memoria caché almacena datos temporales que luego se borran porque ya no se van a necesitar más. A veces ocurre que esta memoria se bloquea y no borra estos datos temporales, lo que puede llevar a pequeñas ralentizaciones.

Un reinicio hace que esta memoria se borre y que el teléfono esté de nuevo a punto para seguir almacenando. Reiniciar el teléfono también puede ayudar a solventar pequeños errores en el procesamiento de instrucciones (como un protocolo de actualización automático).

6. Usar App cleaners para limpiar caché

Usar aplicaciones para limpiar el caché está bien siempre y cuando no lo hagamos cada día. La memoria caché es útil y permite que los procesos que están en segundo plano ejecuten las apps en menos tiempo. Por ejemplo, WhatsApp almacena en caché cosas como la imagen de perfil de los contactos y los medios compartidos. De este modo no tiene que cargarlo cada vez que abrimos la aplicación. Si borrásemos el caché, WhatsApp tendría que volver a cargar todo desde el principio, consumiendo más recursos.

Puedes borrar fotos o vídeos innecesarios. Existen aplicaciones como Gallery Doctor que te ayudan a encontrar las fotos malas o repetidas para que puedas eliminarlas de un plumazo liberando memoria.

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *